12 maneras de hacer que el sexo de los misioneros sea tan… Mucho. Más caliente.

¡No te quedes ahí tirada, mujer!

Es fácil anotar la posición del misionero como la exposición más de vainilla de todos los tiempos. Quiero decir, cuando tienes movimientos como el sacacorchos o la cuchara inversa, puede palidecer fácilmente en comparación.Pero eso no significa que debas quitar al misionero de la mesa, o recurrir a él sólo cuando te sientas perezoso (o ya sabes, con resaca). De hecho, hay varias buenas razones por las que debería ser parte integrante de tu repertorio.»El sexo misionero puede ser caliente debido a la intensidad que puede traer en el contacto piel con piel, contacto con los ojos, los olores de cerca de los cuerpos de los demás, y sólo la mera cercanía de dos cuerpos», explicaebra Laino, DHS, terapeuta sexual y profesora en la Universidad de Jefferson y la Universidad de Wilmington.El misionero abre la puerta a toneladas de sensualidad además del placer que viene con el sexo de cualquier tipo. Además, debido a que es tan básico, es en realidad LA posición sexual principal de la que construir. Puedes ajustar y modificar el misionero para que se ajuste a tu estado de ánimo. Soltero. El tiempo.Retrocede un segundo: ¿Qué es exactamente lo que califica como sexo del misionero?El sexo misionero simplemente significa que la persona que hace la penetración (ya sea con un pene o con una correa) está encima y la persona que recibe está debajo de ellos.